Para los edificios como comisarías, centros penitenciarios o instituciones de salud mental, donde se requiere que las cámaras de seguridad cumplan con unos estrictos controles para que no sean un estorbo o un elemento peligroso para las personas, Hanwha Techwin ha diseñado un nuevo modelo de videocámara con montaje en esquina.

El diseño de la Wisenet TNV-7010RC proporciona una resolución de imagen de 3 MP y es capaz de grabar en condiciones de iluminación reducidas. Su infrarrojo integrado de 940 mm proyecta una luz de hasta 10 metros de distancia y es invisible al ojo humano para no perturbar a la persona que descansa en salas seguras.

Esta cámara puede seguir grabando en niveles de luminosidad bajos de hasta 0.3 lux, y proporciona una imagen clara y nítida a color, gracias al filtro mecánico incorporado. En caso de que coexistan zonas muy brillantes y muy oscuras, la videocámara proporciona un vídeo preciso, ya que dispone de un amplio rango dinámico (WDR), que funciona con hasta 120 dB.

Seguridad de Wisenet

Una cámara de videovigilancia que vaya a instalarse en zonas conflictivas requiere que el dispositivo sea resistente y seguro. Wisenet posee un grado de protección antivandálica IK10+ y su hermeticidad tiene una clasificación IP66 e IP6K9K.

Para facilitar el trabajo al equipo de seguridad, los usuarios disponen de una monitorización de zonas abiertas, detección direccional, de desenfoque, de empañamiento, línea virtual, entrada y salida, (des)aparición, detección de audio, rostros y movimiento, clasificación de sonidos, así como conjunto de analíticas integradas de manipulación/sabotaje, merodeo.

El personal de seguridad tendrá una vista en formato pasillo que proporciona una manera eficaz de monitorizar zonas verticales estrechas como son los pasillos, ya que permite a las cámaras crear imágenes con relaciones de aspecto 9:16 x 3:4, y funcionar de manera eficaz en espacios altos y estrechos.