La videovigilancia permite a cualquier persona controlar el interior y el exterior de su vivienda a través de su móvil y desde cualquier parte del mundo. Gracias a las nuevas tecnologías puede utilizar su móvil para comprobar si su hijo ha llegado a casa, al colegio, cómo se comporta su empleada doméstica, vigilar que el cuidador de una persona mayor lo atienda correctamente o que el jardinero no acceda al interior de la vivienda.

Cualquier persona puede colocar una cámara de videovigilancia en su casa sin necesidad de pagar cuotas mensuales, servicio de mantenimiento ni registrarse en ninguna parte. Si quiere controlar lo que ocurre en el interior o exterior de su vivienda puede instalar cámaras de videovigilancia con grabación y conectadas directamente con su móvil. Tenga en cuenta que puede colocar cámaras en el interior de su vivienda y en su patio o jardín, pero que no es posible grabar o vigilar la vía pública, la casa o parcela de su vecino o cualquier propiedad ajena.

¿Por qué instalar cámaras en su vivienda?

La característica más buscada en los sistemas de videovigilancia actuales es que sean compatible con móviles y tabletas para que los usuarios puedan conectarse a las cámaras desde cualquier parte del mundo. Las cámaras que disponen de esta característica resultan muy útiles en situaciones cotidianas:

• Protección de niños: las cámaras de videovigilancia permiten saber a los padres que pasan mucho tiempo fuera de casa la hora exacta a la que llegan sus hijos a casa, si van solos o acompañados, si hacen los deberes y si todo marcha correctamente.

• Vigilancia de casa en vacaciones: a la hora de pasar unos días fuera, ya sea durante las vacaciones de navidad, de verano, de semana santa o durante un puente, la vivienda se convierte en un blanco fácil para ladrones e intrusos. Un sistema de videovigilancia conectado con su móvil le permitirá ver el estado de la vivienda a tiempo real y, si dispone de alarma, comprobar sus avisos.

• Seguridad en segundas residencias: para mantener seguras las segundas residencias (casas en la playa, en el monte o cualquier propiedad en la ciudad para alquilar) es necesario colocar cámaras que le muestren en el móvil la imagen en directo de lo que ocurre en su interior.

•  Protección de patios y jardines: tanto las casas adosadas como los chalets individuales son una gran tentación para ladrones, ya que en ocasiones les permiten robar bicicletas, televisores, equipos de sonido, etc. sin necesidad de entrar en el interior de la vivienda, reduciendo el riego de ser descubiertos.

• Vigilancia en desván y garajes: el principal problema de comunidades de vecinos y bloques de pisos es la seguridad en los desvanes y garajes. Cualquier persona puede colocar una cámara que únicamente esté enfocando su plaza de garaje, así como un equipo de videovigilancia en el interior de su desván.

Tipos de sistema de videovigilancia en viviendas

Las cámaras de videovigilancia para viviendas podrían dividirse en 2 grandes grupos si tenemos en cuenta el tipo de instalación, funcionalidad y prestaciones que ofrecen.

• Sistemas videovigilancia todo-en-uno: llamamos sistemas todo-en-uno a las cámaras IP con grabación en tarjeta interna, ya que son equipos que se conectan a Internet, son compatibles con su móvil o tablet y además almacenan grabaciones de los eventos para que pueda rescatarlos si los necesita.

Este tipo de cámaras IP pueden incorporar también conexión a Internet mediante Wifi, por lo que la instalación y puesta en marcha de estos equipos es muy sencilla y resulta idónea para viviendas, donde pasar cables es siempre más complicado que en los locales comerciales.

• Sistema de videovigilancia con grabación: los sistemas cableados con grabación permiten la conexión de múltiples cámaras de forma simultánea y además disponen de un gran número de horas de almacenamiento de video para las grabaciones, ya que cuentan con un disco duro interno.