La evolución de los sistemas de videovigilancia hasta los equipos de nueva generación actuales permite a los encargados de negocios comprobar la buena marcha del local directamente desde el móvil.

• Mejorar la producción en la oficina: Nada como la presencia del jefe para que todos los empleados de su oficina o comercio trabajen a pleno rendimiento. Puede colocar un sistema de videovigilancia para saber qué hacen sus empleados mientras usted se encuentra fuera del local y controlar así la productividad.

• Robos del personal interno: Los robos internos son cada vez más frecuentes en todos los sectores. Si descubre que empieza a faltar dinero en la caja de su negocio, productos del almacén, etcétera, no espere ni un minuto más para ponerle solución de una forma fácil, rápida y económica. Puede instalar un sistema de videovigilancia combinado con cámaras ocultas que le ayudarán a descubrir al culpable.

• Agresiones y actos vandálicos por la noche: Tanto los locales abiertos al público como los almacenes y naves industriales son objetivos de ladrones y asaltantes. Un sistema de videovigilancia con cámaras protegiendo los lugares más vulnerables actúan como elemento de disuasión frente a estos visitantes indeseados. Además las grabaciones que proporcionan las cámaras de videovigilancia facilitan la tarea de identificar a los ladrones y son pruebas para presentar en denuncias y cobros de seguros.

• Aportar seguridad a sus clientes: Si dispone de un bar, restaurante, pub, cafetería, discoteca, etcétera y quiere que sus clientes se encuentren a gusto, los sistemas de videovigilancia le proporcionan un extra de seguridad. Los clientes pasarán más tiempo en sus instalaciones sabiendo que hay cámaras para vigilar el aparcamiento, el guardarropa, el comedor o los accesos.

Cómo instalar cámaras en su negocio

A la hora de colocar cámaras de videovigilancia en un negocio debe pensar cuáles son las necesidades reales que demanda el local, qué zonas concretas quiere cubrir o cuales son los lugares más importantes en los que no puede faltar una cámara que le ofrezca una imagen nítida y real de todo lo que ocurre.

• Videovigilancia para caja registradora: para controlar los movimientos de una caja registradora es necesario colocar una cámara específica para esta tarea. Lo más recomendable es utilizar una cámara con lente varifocal, ya que permiten realizar zoom óptico a la caja, proporcionando mayor calidad, tamaño y nitidez en la imagen. Esta calidad es necesaria para poder distinguir a posteriori el color de los billetes y el movimiento de las manos de la persona que toque la caja.

• Videovigilancia para el aparcamiento: tanto si su negocio es un aparcamiento como si dispone de uno para sus clientes, es fundamental que salvaguarde la seguridad de los vehículos que se encuentran allí estacionados. Si desea poder identificar matrículas es necesario colocar una cámara en un lugar donde los vehículos se detengan, como por ejemplo, la entrada al parking antes de la barrera.

• Videovigilancia para la entrada a pie de calle: además de contar con un sistema de videovigilancia en el interior de un local comercial, es recomendable colocar cámaras en el exterior que estén enfocando a la entrada o a zonas vulnerables. Estas cámaras actúan de modo disuasorio, avisan a los ladrones y asaltantes que el lugar está protegido y cuentan con más posibilidades de captar el vehículo o datos identificativos de los intrusos.

• Videovigilancia para zonas generales: las cámaras colocadas en salones, recepciones, salas de espera, oficinas, almacenes, etcétera, ofrecen una idea general de todo lo que ocurre en el interior de su negocio. Estas cámaras son las más utilizadas por aquellas personas que pasan mucho tiempo fuera de sus locales pero quieren saber qué están haciendo sus empleados y cómo se comportan los clientes.