La adquisición de un sistema de seguridad para la vivienda parece ser un elemento cada vez más necesario para mantener a salvo sus pertenencias. Esto, si se tiene en cuenta que pudieron haber sido objeto de uno de los 12.969 hurtos a residencias que se registraron a nivel nacional en lo corrido de este año, según datos de la Policía Nacional.

Con estas cifras, que representaron 108 robos cada día y 4,5 cada hora, una de las principales preocupaciones de los propietarios es cómo proteger sus hogares y los costos de implementar algunas soluciones de seguridad.

Cuando se desea instalar un sistema de este tipo en un domicilio, su costo es uno de los primeros factores que se tienen en cuenta, ya que los valores inician en $500.000 y pueden superar los $30 millones, según los elementos que desee instalar.

El primer paso que debe tener en cuenta es determinar cuáles son las áreas críticas del predio a asegurar, según Rafael López, experto en seguridad electrónica y propietario de SES Ingeniería.

Una vez identificadas las zonas vulnerables, se debe aplicar el sistema más acorde para reforzarlas. Para esto, entre las herramientas más comunes están las cámaras, que registran las actividades que se desarrollan en determinadas áreas del hogar y que, principalmente, se ubican en las zonas externas o en salas.

En este punto, debe tener en cuenta una recomendación muy importante: el sistema de grabación es incluso más importante que la cámara en sí misma, según señaló David Mejía, experto en seguridad electrónica y automatismos.

“El objetivo de poseer una cámara es tener un registro de lo que pasó. Por eso, cuando se desea comprar un sistema de videovigilancia, hay que contabilizar la compra del sistema de almacenamiento de la información”, agregó Mejía, propietario de la empresa de seguridad electrónica Integral Tech Colombia.

El valor de estos sistemas, que incluyen cámaras, centrales de video (donde se almacena la información), monitores y sistema de mensajería de texto, pueden costar entre $550.000 y $4 millones, según el número de elementos que lo componen y sus especificaciones, como la rotación, alcance visual de las cámaras, calidad de la imagen, lentes del dispositivo, sistema de energía, cableado e instalación.

Otro de los sistemas más comunes es el de alarmas, que permiten evidenciar las interacciones de movimiento en el área en el que es instalado.

Según los elementos que lo compongan (como controles, monitor, sirena, contacto magnético, sensor infrarrojo, detector de humo o gas) o de las tareas que realice (como enviar alertas a través de mensaje de texto o llamadas a un centro de monitoreo), su valor oscilaría entre $700.000 y $7 millones.

Para sacarle el mayor provecho a todas estas herramientas, se deben integrar los sistemas a un software y una plataforma que facilite el uso eficiente de cada uno de los elementos, según Patricia Acosta Zuleta, directora de la Feria Internacional de Seguridad.