Para que la seguridad de los perímetros sea eficaz, se requiere de un equipamiento capaz de soportar los actos vandálicos y las inclemencias ambientales externas como el domo DCS‑4605EV de D-Link. Su carcasa está certificada con el nivel de protección IP66, así como con el nivel de protección IK10.

El nuevo domo de D-Link está preparado para soportar las inclemencias del tiempo y de los actos vandálicos.

La nueva cámara domo de D-Link está preparada para soportar las inclemencias del tiempo y de los actos vandálicos.

Esta cámara de videovigilancia por IP dispone de un sensor CMOS que proporciona una calidad de imagen de 5 megapíxeles, con una resolución máxima de 2.592×1.440 para un formato 16:9 y de 2.650×1.920 para 4:3.

Asimismo, incorpora la tecnología LED IR para ofrecer una vigilancia las 24 horas del día, aunque las condiciones lumínicas sean bajas o de noche. Su infrarrojo tiene un rango de acción de hasta 20 metros, garantizando la seguridad del perímetro.

Mejora del ancho de banda

Al trabajar por IP se requiere de un buen ancho de banda para que sea capaz de soportar toda la información que recopilan las cámaras de seguridad. Este domo incluye el nuevo códec de compresión H.265 que le permite reducir en un 50% el ancho de banda necesario, con respecto al estándar H.264.

Por otro lado, su diseño ha facilitado su instalación, ya que no requiere de complicadas instalaciones de cableado. El domo DCS‑4605EV posee una conexión PoE para alimentarse y para transmitir las imágenes grabadas.

D-Link ha equipado a este equipo de seguridad con un software de monitorización (VMS) gratuito, con el que el usuario puede visionar, gestionar y grabar hasta un total de 32 cámaras de videovigilancia en un único ordenador. Además, para los clientes que lo requieran, a través de la aplicación móvil D-ViewCam se puede visionar las cámaras en directo, en cualquier momento y lugar.